La visita de octubre

Para la inmadurez de JD este drama en realidad es un juego de ingenio, un juego truculento que podría llamarse “recuperación de objetos” en el cual él se ve desplegando “estrategias” para forzar al oponente a entregar los “objetos”.

En efecto, el no quiere “recuperar” a los niños por razones afectivas (sabe que se van a criar con maestras y niñeras) sino para ganar el fantasioso juego que su mente enferma creó, obligarme a retornar a Francia a sufrir sus vejaciones con tal de no separarme de mis hijos y así someterme a una especie de tortura china cortando mi espíritu con un tajito de navaja de afeitar cada día en cada centímetro de mi alma, lejos de mi familia, de mis amigos y de mi país, en suma, en la más absoluta soledad e indefensión. En ese estado me quiere.

En el marco de sus estúpidas “estrategias” JD se cayó de sorpresa el 1° de octubre de este año para crear perturbaciones que le sirvan para decir que yo no le dejo ver a sus hijos, pero previendo estas perradas “sorpresivas” , yo ya había pedido a la justicia la asistencia de una trabajadora social para que supervise sus entrevistas con los chicos fuera de mi casa porque en la anterior ya había visto que los maltrataba en mis narices como era su costumbre en Francia y no pensaba repetir la experiencia.

En el marco de esa “estrategia” y viendo que se le pinchó la movida de hacer lío, se vio forzado a portarse todo el tiempo frente a la asistente social, como un padre encantador y preocupadísimo por sus hijos (está tan preocupado a punto tal que nunca pone un euro para la escuela, ni para el médico, ni para la ropa ni para la comida) que quiere saber todo acerca de ellos y “disfrutarlos” lo más posible.

Asi se compró a la trabajadora social y ésta presentó en el juzgado un informe (que nadie había pedido) diciendo más o menos que yo había estado exagerando acerca de la personalidad de JD y de su violencia y que era reticente a dejar que se viera con sus hijos. A esa conclusión arribó mágicamente en sólo cinco o seis días de trato, superando ampliamente a todos los psicólogos del mundo que a veces necesitan meses para empezar a conocer a un psicópata. Algo ciertamente sospechoso.

Por supuesto que presenté un escrito en el juzgado rebatiendo todos y cada cada uno de los puntos que había puesto la trabajadora social en su informe porque sin duda la intención era usarlo para demostrar en Francia que JD es un buen tipo y yo la jodida que le obstaculizo la relación con sus hijos. Porque justo en el momento en que la asistente social entregó su “informe” se estaban entregando documentos en el juicio de divorcio de fondo en Francia. Por suerte, no les dio el tiempo.

Después que JD se fue de vuelta en octubre y ante el fracaso de su “estrategia” de ablande con la extraña complicidad del consulado francés su abogada me ofreció convertir el divorcio contencioso “por falta” que él inició en Francia en uno de otro tipo, que viene a ser como de mutuo acuerdo (pero sólo respecto de la voluntad de ambos de no vivir más en matrimonio, no sobre las demás cuestiones) a lo que yo le contesté que quería un acuerdo extrajudicial y global sobre tenencia de hijos, liquidación de la sociedad y régimen de visitas . No hubo respuesta.

Entre tanto, el trámite de la apelación seguía su curso, se presentaron todos los documentos ante el Tribunal y la audiencia para escuchar a las partes quedó fijada para el 8 de diciembre. (Aquí feriado pero allá no).

En la próxima entrada el relato de lo que sucedió allí.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s