La razones de la jueza (II)

Insisto en que no es mi pretensión pasar por una eminencia literaria ni mucho menos, sino prender una luz de alerta para las que estén por casarse con varones franceses sin saber cosas que les pueden arruinar la vida si el matrimonio no funciona. Que con el paso de los años y la venida de los hijos tu marido se convierta en un energúmeno manipulador, violento y autoritario no es una fatalidad pero sin una fuerte probabilidad dado que la misma cultura francesa lo incita a eso. Si ocurre, el Estado francés te obliga a seguir viviendo en Francia y aguantándolo aún a costa de perder tu propia personalidad so pena de que te separen de tus hijos.

Siguiendo con el fallo, la jueza de Creteil, que en la audiencia me trataba despectivamente como si hubiera ido a molestarla con una cuestión desubicada (“esta sudaca de mierda que me viene a joder con su ocurrencia de llevarse nuestros niños nada menos que a la Argentina”), coronó su posición con estas afirmaciones en la sentencia: “El intercambio de correo entre los esposos confirma unicamente los problemas de comunicación entre ellos y el reconocimiento del Sr G de que se deja llevar por su carácter (las violencias físicas no son ni reconocidas ni establecidas) relacionado a un trabajo excesivo y a su voluntad de corregirlo.” Claro, hay que esperar que te mate a palos para invocar violencia física. La crueldad mental y la violencia psicológica no corren.

En suma, la confesión de la violencia de mi marido no significa nada para la jueza que considera que un trabajo excesivo la justifica y que es suficiente su supuesta “voluntad de corregirla” a futuro. Debo aclarar que este criterio no es sólo de esta jueza, es parte de la cultura francesa marcadamente machista. El caso Strauss-Kahn lo dejó bien en claro. Chantal Jouanno, ministra francesa de Deportes (y excampeona de karate), dice que cuando va a la Asamblea Nacional viste pantalones en lugar de faldas para evitar miradas y comentarios machistas de los diputados.

El caso de Strauss-Kahn mostró “el problema de dependencia y de situación de jerarquía o de poder de un hombre sobre una mujer”, declaró la diputada oficialista Chantal Brunel, relatora del observatorio francés sobre igualdad de género.

Justamente el motivo de mi decisión de terminar el matrimonio fue que después de varios años de soportar verdaderas vejaciones morales con la esperanza de reconstituir la pareja llegué a la convicción de que mi marido no tenía la menor intención de cambiar su conducta conmigo, y por el contrario se dirigía peligrosamente a aumentar el grado de violencia. Y ahora tenía a mis hijos como posibles víctimas. ¿Debe una madre esperar que se produzcan episodios de violencia que sabe que se van a producir antes de tomar medidas drásticas?

Pero para la jueza de Creteil esa violencia era sólo producto circunstancial del “exceso de trabajo.” Y cree a pies juntillas, sin prueba alguna, que él se va a reformar. En otras palabras, en Francia hay que tolerar golpes y agresiones de todo tipo del varón por las “presiones del trabajo”.

En cambio, en lo que a mi respecta todo es negativo en la visión de la magistrada. “La Sra C. (o sea yo) demuestra una cierta inmadurez y no parece tener conciencia del costo financiero que implica el ejercicio regular de un derecho de visita y albergue en argentina y parece sorprendida de escuchar esto en la audiencia, invocando su futuro salario de 1200 euros (que por otro lado no esta justificado) que ella podrá traer “regularmente” sus hijos para que vean al padre. Finalmente, la edad de Claudia no constituye un obstáculo a que la custodia sea confiada a su padre, y sobre todo que en su documento 38, la Sra. Carbone indica que la hija puede comenzar a comer a partir del 2 de abril.”

Comentar esta barrabasada de la jueza puede resultar muy largo y aburrido. ¿Cuando estudió psicología para determinar “una cierta inmadurez”? ¿En que pericia se basó? ¿Como sabe cuales son mis recursos financieros? Bueno, no es necesario abundar mucho en la cuestión. Pero lo más indignante viene a continuación. Dice que yo tenía la obligación de avisarle con tiempo al padre que me iba a vivir a la Argentina y que no lo hice.

Según el Código Civil francés “En caso de desacuerdo, el padre el mas diligente se dirige al juez de asuntos familiares que estatuye según lo que exige el interes del niño”

“Todo lo contrario, la Sra C. – dice esta jueza – no se dirigió al juez de asuntos familiares más que después de su partida. Ella no ha tenido en cuenta el derecho del padre de mantener los vínculos con sus hijos poniendo al Sr G. delante del hecho consumado. Ella no demostró la urgencia que había para ella de irse del territorio francés cuando no había ningún acuerdo entre ella y el Sr G sobre esta cuestión”

¿Porqué tenia que dirigirme al juez de asuntos familiares si no había desacuerdo? ¿Que padre firma una autorización de residencia permanente en otro país si no hay acuerdo con la madre? Claro que como ella no le dio ningún valor a esta declaración del padre a pesar de haber sido presentada formalmente dijo que no hubo acuerdo, pero eso no es la verdad, es la excusa de la jueza para retener a los chicos en Francia siguiendo la línea que le bajan desde el poder político, y ésta es la realidad. Mi marido es ingeniero electrónico, master en arquitectura de redes y alto ejecutivo de Telecom France, ¿No sabía lo que estaba firmando? ¿Que le está pasando a la universidad francesa que larga estos mogólicos?

En fin, estas son las razones más sustanciales que dio la jueza de la sala 6 D del Tribunal de Grande Instancia de Creteil (París) para quitarme a mis hijos de tres años y seis meses de edad.

Para terminar esta parte quiero referirme a un interesante comentario de un tal Chajá (que debe ser del campo por el seudónimo que empleó, dado que el chajá es un ave oriunda de la Argentina que originó un conocido refrán. “Ese tipo es pura pluma como el chajá” porque parece grande pero es porque tiene un plumaje muy espeso, en realidad es como un pollo)

Dice este eñor (ue debe ser abogado) que no sé nada de derecho. Para información de quienes me siguen soy licenciada en Ciencia Política (UBA) y tengo un master (allí se llama DESS) en Políticas Públicas de La Sorbona con categoría de jurista. Es cierto que ésto se refiere al Derecho Internacional Público y no al privado, pero lamento decepcionar al Sr. Chajá respecto de mis conocimientos de derecho.

Pero lo importante es lo que dice tratándome de estúpida a mí y a todas las mujeres que se enamoran de sujetos a los que según su mentalidad se le debería de pedir el pasaporte antes de enamorarse para ver de que país son y después decidir. Ese no es el caso, cuando una se enamora generalmente le importa un comino de donde es el varón y ése es precisamente el objeto de este blog.

Enamórense a muerte pero no resignen su personalidad jamás, sólo tengan la precaución de casarse y tener hijos en SU PAIS. Aquí en la Argentina, por ejemplo, aunque parezca mentira estamos mucho más adelantados, a años luz de distancia de Francia en materia de legislación de familia. SI le hubiera hecho caso a mi madre, otra sería la situación para mi. Ahora tengo que enfrentar no sólo a un energúmeno que no sólo no manda un peso para mantener a sus hijos sino que encima se hace el preocupado y sigue cobrando los beneficios del sistema francés como si los chicos estuvieran en Francia, también tengo que enfrentar al Estado francés al que el tipo le interesa un bledo pero sí que los niños vuelvan a aportar su sangre a la patria francesa que envejece irremediablemente. El interés superior de los niños y sus sentimientos son para ellos meras palabras vacías de contenido: lo importante es SU política demográfica aunque eso signifique olvidarse de patrones mínimos de humanidad.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s